Entrevista al Dr. Guillermo Williamson en torno a su libro publicado sobre Educación Rural.

«La  presión por la tierra y el agua por parte de quienes la consideran como un recurso más para la acumulación de capitales o la ampliación de los mercados neocapitalistas es tremenda, es muy fuerte y cuenta con todo el apoyo del sistema financiero, capitalista agroindustrial, empresas inmobiliarias y energéticas. Es ello, quizás, el mayor riesgo y amenaza a la educación rural.”

Dr. Guillermo Williamson C.

 

El libro “Una experiencia de educación rural en el territorio de Tranapuente, Carahue, Región de La Araucanía”, del Dr. Guillermo Williamson C., académico del Departamento de Educación y del Instituto de Desarrollo Local y Regional – y la colaboración de las, entonces, estudiantes de sociología Yasna Castro y Tamara Torres- es una obra que aporta a los estudios de la Educación por la cantidad y complejidad de las variables consideradas al momento de desarrollar un modelo educativo situado, mirada teórico metodológica propia del autor, quien en el transcurso de su carrera académica y profesional ha logrado posicionarse en escenarios diversos, que le han permitido estar presente en los procesos de reforma de la educación chilena en temáticas de educación rural e intercultural bilingüe.

Es a partir de esta actitud científico-política activa que surge la experiencia que sustenta esta publicación materializada por Ediciones Universidad de La Frontera, donde el Dr. Williamson se propone generar conocimiento adecuado al contexto de cambio que afecta a la educación rural y contribuir a la toma de decisiones desde el sector público y social. Se trata de un proyecto de innovación que aglutina gran parte del acervo investigativo y experiencia institucional del profesor Williamson. Todo ello desde una perspectiva crítica basada en el concepto de «territorios de aprendizajes interculturales» y la noción de «nueva ruralidad», lo que le ha permitido comprender la relación necesaria entre escuela y territorio.

Para ahondar en esta temática de alto interés para La Araucanía por su elevada presencia de escuelas rurales y factores de diversidad e interculturalidad, le preguntamos sobre la experiencia puntual y cómo, a partir de esta, se pueden extraer conclusiones importantes a la hora de planificar una nueva educación rural.

– Estimado Guillermo, ¿Cuáles son las características particulares que hicieron de la Escuela Tranapuente un espacio educativo propicio para implementar un proyecto de transformación educativa?

– Fue una opción por una escuela completa, de educación parvularia a octavo de enseñanza básica, en un contexto educacional que asocia la educación rural a la escuela multigrado, pequeñita, uni, bi o tridocente con cursos hasta 6° básico. Esa fue un primer criterio: la modalidad pedagógica de escuela completa. El segundo, fue la disposición positiva, colaborativa y transformadora de la entonces directora de la Escuela, profesora Marisol González y el jefe de la Unidad Técnico Pedagógica, profesor Jonathan Díaz, actual director: A ello se sumó la comunidad educativa, especialmente profesores, Centro de Padres y Apoderados y asistentes de la educación y el equipo profesional de los Departamentos de Educación y de Planificación de la Seremi de Educación y del Departamento Provincial Cautín Norte, que nos apoyaron decididamente durante el primer y segundo año del proyecto. Perdona que haga estas referencias a la institucionalidad, pero sin duda corresponde a factores críticos y claves para poner en marcha una transformación educacional en el sistema formal: no hay acciones de transformación exitosas sustentadas sobre individuos especiales, sino son fruto de un trabajo cooperativo de mucha gente e instituciones.

– ¿Cuáles son las características del “entorno social y económico” que enfrentan hoy las escuelas rurales en tanto comunidades territoriales y en especial la Tranapuente?

Se enfrentan a un escenario de cambios en todo sentido. En este caso, la comuna de Carahue – como las comunas que se denominan rurales, por su cultura de base y vínculo a procesos productivos asociados a la tierra o el agua – se ha ido desarrollando asociado a los ejes de comunicación que la vinculan a Puerto Domínguez, Puerto Saavedra, Nehuentúe y Tirúa. En un punto de convergencia de tres de estas cuatro rutas está el villorrio y la Escuela Tranapuente y en ese sentido es un territorio estratégico en las comunicaciones de diversos territorios y podría convertirse en un espacio particular de innovación y experimentación educacional. Hay comunidades indígenas, espacios agrícolas de escala económica familiar a empresarial y de litoral rural de río, campo de experimentación de la papa del INIA y un villorrio en desarrollo. Por tanto, el territorio del que forma parte la escuela es de interculturalidad, diversas formas de producción y trabajo, de tierra y agua, bosque, plantación, vegas y ríos, de diversas relaciones entre el ser humano, la naturaleza y la espiritualidad, de contradicción entre el desarrollo neoliberal predatorio y excluyente y un desarrollo humano y territorial sostenible.

– En su libro usted parte por afirmar que la educación rural esta directamente afectada por procesos de transformación mayores, tanto a nivel global como regional, por lo tanto, es imprescindible que su estudio contemple estos fenómenos y que los proyectos educativos puedan tomar parte en su devenir. ¿Cuáles son las amenazas y oportunidades que hoy tiene el sistema educativo rural para la concreción de este cambio deseable?

La presión por la tierra y el agua por parte de quienes la consideran como un recurso más para la acumulación de capitales o la ampliación de los mercados neocapitalistas es tremenda, es muy fuerte y cuenta con todo el apoyo del sistema financiero, capitalista agroindustrial, empresas inmobiliarias y energéticas. Es ello, quizás, el mayor riesgo y amenaza a la educación rural. Si esta presión consigue romper las resistencias culturales, políticas, sociales, ambientales de las comunidades indígenas, campesinas, de pescadores rurales, de pequeños empresarios turísticos, de organizaciones ambientalistas y políticas e instalarse y consolidarse, los territorios, sus formas de vida y la propia del ser humano están condenados a una vida de menor calidad, a la expulsión de las zonas rurales, en definitiva, a la imposibilidad del proyecto de desarrollo local y regional.

El segundo factor crítico es el cambio climático que está presionando al cambio de uso del suelo y de las aguas interiores y exteriores, así como a colocar en riesgo la naturaleza y las diversas formas de vida y de comunidades asociadas a ellas, entre otras, el ser humano y su comprensión como ser cultural.

Un tercer factor crítico se refiere a cierta invisibilidad de la educación rural en el contexto de las políticas públicas basadas en la igualdad y universalidad de derechos y aprendizajes que, siendo una demanda justa, termina con políticas o programas especializados para las zonas rurales. Finalmente, escuelas particulares subvencionadas se han separado de las escuelas municipales que promovían los microcentros, por lo que éstos han perdido fuerza y la educación rural se ha ido desestructurando como sistema, con un creciente deterioro de la profesionalización de los profesores.

Por otra parte, hay factores movilizadores: la organización docente de los microcentros que sobreviven y se mantienen; la propia condición multigrado de las escuelas o de cursos es una potencia pedagógica y didáctica considerado como una innovación para el sistema; la escuela rural como parte del territorio; el carácter inclusivo y de diversidad por esencia de la escuela; la red de universidades chilenas por la educación rural-RUCHER, que resisten a esos embates y promueven una nueva educación rural.

– El estudio involucró distintas etapas, tanto disciplinares, institucionales y de financiamiento, lo que da cuenta de un esfuerzo particular por sacar adelante el proyecto. ¿Existen instancias formales expeditas que respondan a un interés público por mejorar la educación en contextos de ruralidad? ¿Cuál ha sido el rol de la academia, en general?

Recientemente se ha instalado una Mesa Nacional de Educación Rural del Ministerio de Agricultura(MINAGRI)-ODEPA y el Ministerio de Educación-DGE para diseñar una política de educación rural asociado al Programa Estratégico de Desarrollo Rural. Participamos de ella y esperamos que sus resultados sean considerados, pero eso lo dirán los próximos años y presupuestos del MINEDUC. Tenemos en la RUCHER una decisión política de participar de instancias gubernamentales que afecten a la educación rural llevando los resultados de nuestras investigaciones, debates, opiniones y de lo que recogemos desde la realidad, con gran respeto a las decisiones de la Agrupación Nacional de Profesores Rurales y del Departamento de Educación Rural del Colegio de Profesores, que tienen sus propias estrategias. No estamos por negarnos a decir nuestra palabra en las instancias institucionales del Estado, con el gobierno que sea, pues entendemos que es parte de nuestras responsabilidades como académicos y funcionarios públicos.  No está claro lo que se viene, pero desde el MINAGRI –más que desde el MINEDUC- parece haber un interés real de movilizarse por la educación rural: ven con mayor claridad el impacto ambiental del calentamiento global, la creciente demanda de obra de mano más calificada, la reorganización productiva de varios sectores de la macro zona sur, la necesidad de integrar diversos modos de empresas y de sectores a la producción agroindustrial, la importancia de la innovación tecnológica para mejorar la productividad del trabajo y calidad de la producción.

Pero, al mismo tiempo, se visualiza el potencial económico de las tierras con agua que están en el sur de Chile para la expansión de un modelo agroindustrial neoliberal que necesita transferir recursos desde zonas que están con sequías ya estructurales a otras donde existe potencial productivo de tierra, agua, mano de obra. Esta es una cuestión que en el tiempo puede generar serios conflictos en el sur de Chile, retroceder en términos de avances ecológicos, ambientales, culturales y sociales indígenas y rurales o simplemente fracasar como estrategia de desarrollo arrastrando mucha gente. Por ello es que la educación debe jugar un papel relevante en la concientización de los procesos, decisiones, modelos de desarrollo posibles y armónicos con la formación de las personas que un nuevo desarrollo sostenible requiere para la macrozona sur, desde la educación parvularia a la intercultural, de jóvenes y adultos, técnico-profesional, terciaria técnica y universitaria.

Las universidades nos hemos organizado en la RUCHER, investigamos, publicamos, hacemos experiencias, formamos profesores y debatimos con sus organizaciones, sin embargo, creo que nos hace falta una mayor claridad sobre el impacto estratégico global que significará el calentamiento global para las zonas rurales de Chile que son tan diversas: seguimos centradas en la escuela y el tema no está solo ahí, está en el territorio que cambia, en la política la opción es una Nueva Constitución que redefina el carácter público del agua de los mares e interiores, la existencia de los pueblos indígenas reconocidos como tales y con derechos territoriales, la multiculturalidad de modalidades empresariales que permitan incentivos a la formación, desarrollo y negocios de las empresas asociativas y cooperativas en diversos tipos de mercados, la opción constitucional por el desarrollo sostenible que implique la protección ambiental, el congelamiento de las plantaciones forestales de pinos y eucaliptus, el derecho al goce de la belleza natural a todas las generaciones y así.

– ¿Cuáles son las herramientas que tienen hoy los establecimientos para redireccionar sus planes educativos hacia proyectos de mayor pertinencia y justicia social, que superen los lineamientos “universalistas” provistos por el Estado?

Formal y realmente pocas. De hecho cada establecimiento puede tener su propio proyecto educativo institucional (PEI) que corresponde al proyecto político-pedagógico-ideológico Hay libertad, es el PEI el que da el sello al colegio de que se trata, sin embargo, en la realidad él está determinado no por las comunidades sino por los sostenedores dueños de los colegios: iglesias, familias, empresarios de la educación, municipios, fundaciones empresariales. Tampoco el estado tiene un proyecto que unifique el sistema escolar. Menos en un país tan centralizado como el nuestro. En el Gobierno actual la Comisión “Todos al Aula” entregó un informe que considera mucho la educación rural pero en una perspectiva de cierre o fusión de escuelas, a lo que nos oponemos fuertemente las universidades. Por tanto lo que se ha logrado en términos de pertinencias territoriales, resulta de algunos sectores de políticas públicas específicas que han logrado ganar espacios en el aparato público, apoyados en organizaciones sociales indígenas, de profesores o incluso de pequeños sectores académicos y empresariales. Pero hoy se requiere un modelo educacional distinto, que no coloque el dinero en el centro de su organización y desarrollo sino en el desarrollo integral de las personas y humano y territorial sostenible. Creo que un desafío futuro es equilibrar el derecho universal a la educación (como la gratuidad) con el derecho a una educación permanente adecuada a los momentos históricos y a los territorios locales y regionales.

 

Descargar libro dese Biblioteca Digital UFRO

Entrevista a Edith Rivas Riveros, editora de la segunda obra escrita sobre la historia de la enfermería en Chile.

«La posición de la enfermería chilena es destacada en el contexto iberoamericano, plenamente avalada por sus logros históricos en materia de desarrollo de estrategias y acciones en los diferentes programas de salud”.


«El capitalismo ha intensificado la cara agresiva y desigual de las relaciones sociales, pero la enfermería debe ir a la vanguardia y al rescate de la dimensión ética del cuidado».

La enfermería profesional comienza a desarrollarse en Chile en mayo de 1902, con el primer curso que se dictó en el Hospital San Borja de Santiago. Desde entonces, esta profesión ha debido enfrentar distintas etapas de la historia del siglo XX, las que son relatadas y estudiadas a través de los 13 capítulos que conforman esta obra de 6 años de revisión, publicada recientemente por Ediciones Universidad de La Frontera y lanzada en el marco del VII Simposio Iberoamericano de Historia de la Enfermería.

Compartimos aquí una entrevista realizada a quien ha sido su principal gestora, la Ph. D. en Enfermería, Magíster en Salud Pública y quien hoy se encuentra dirigiendo el Magíster de Enfermería de la Universidad de La Frontera, Edith Rivas Riveros.

La destacada académica nos ofrece un acercamiento a las temáticas reunidas en su libro, se refiere a la realidad actual de esta profesión en nuestro país y sus principales desafíos. Aprovechamos la ocasión para preguntarle por su opinión sobre el rol de la enfermería en el tratamiento de la pandemia por COVID-19.

1.- “Historia de la Enfermería en Chile” es un libro que da cuenta de una doble evolución de la enfermería: una a nivel histórico social, y otra a nivel institucional. Ambas rutas han implicado un lento pero progresivo camino hacia el reconocimiento y la autonomía científica–disciplinar. ¿Cómo podría usted definir este camino, luego de haber trabajado en la edición de este libro?

Primero decir que enfermería, como profesión, ha estado históricamente permeada por disputas entre la ayuda y el poder y su construcción científica no ha estado exenta de avances y retrocesos, de ambigüedad y complejidad, procesos expuestos en el primer libro de la Historia de la Enfermería Chilena de Rosalba Flores, editado en el año 1965. Desde entonces Chile no contaba con un documento histórico que mostrara el desarrollo de la profesión misma.

No hay duda de que la enfermería, desde su instauración profesional en 1905, ha tenido un avance significativo en cuanto a la construcción de saberes propios, conocimientos que pueden ser considerados como la ciencia de los cuidados, enfocada hacia los conocimientos necesarios para la atención intrahospitalaria, extra hospitalaria y especialmente en la comunidad.

Lo descrito anteriormente suscitó el desarrollo de este documento científico para intentar evidenciar las trayectorias de superación en torno a la imagen, autonomía, liderazgo y  empoderamiento, al mismo tiempo contribuir a la memoria histórica de la enfermería chilena.

Un avance significativo le corresponde al desarrollo de normativas que respaldan su actuar profesional en la Gestión del Cuidado que se define como “la aplicación de un juicio profesional en la planificación, organización, motivación y control de la provisión de los cuidados, oportunos, seguros e integrales, que aseguren la continuidad de la atención y se sustenten en las políticas y lineamientos estratégicos de la institución” (MINSAL, 2009).

Las rutas han implicado un lento, pero progresivo camino. Hoy se cuenta con un destacado avance clínico-asistencial y educativo (en pregrado y postgrado), con programas de magíster y doctorados acreditados, con presencia de investigaciones y con revistas científicas indexadas. 

2.- ¿En qué medida se mantienen y cómo afectan hoy los antiguos estereotipos de género en el ejercicio de la profesión y la disciplina? ¿Son concepciones superadas o constituyen todavía una problemática para su desarrollo?

En primer lugar, yo no hablaría de antiguos estereotipos de género. Pienso que la enfermería, ha estado permanentemente influenciada por las consideraciones de género, por ser una carrera predominantemente femenina, lo que ha restringido su evolución y desarrollo dando paso a un lento progreso.

Uno de los estereotipos tiene relación con la “imagen social” de la enfermera, comprendida como madre/religiosa, siempre dispuesta a otorgar cuidados, rasgos muy enraizados en el pensamiento popular. Asimismo, la imagen también se ve influenciada por los roles sexistas, que ocasionan marginación y daños en la identidad e imagen. Otro aspecto de esta dimensión es la subordinación, que se relaciona con déficit de autonomía profesional. Este último aspecto concierne a las estrategias de poder orientadas a modelar conductas de sumisión y dependencia.

Por otra parte, aún existe mucho déficit en la formación y estereotipos de género, estos persisten y no se eliminan durante el proceso de formación. Por tanto, se insta a que los currículos incorporen cambios en la identificación y fijación de estereotipos ligados al género y a la enfermería. Los programas deben desarrollar amplia reflexión en: estereotipos de género y discriminación por género.

 3.- Al leer el libro, se puede inferir que desde los primeros años de la enfermería en Chile, esta se ve imbuida de un alto componente social, el que fue muy marcado en los años de dictadura. ¿Tuvo alguna incidencia en el carácter social de la enfermería la instalación de la educación superior y la salud de mercado, donde la vocación pudo haber sido sustituida por motivaciones de orden económico?

Es innegable, hoy en día en Chile, el protagonismo que han adquirido las relaciones del mercado con la salud y la educación, siendo muy discutible la aplicación de los principios económicos a estas áreas, especialmente en el contexto latinoamericano, afecto a vulnerabilidades y crisis económicas.

Por su parte, la enfermería profesional en Chile ha estado sujeta a cambios trascendentales, en el contexto social, político y económico. De esta forma, los postulantes a estudiar enfermería en muchos casos eligen la carrera por información sobre demanda y oferta laboral, prestigio, movilidad social y empleabilidad; sin embargo, el fenómeno vocacional se debe mirar multivariadamente, donde también es posible observar el interés por realizar una contribución a la sociedad.

Chile hoy cuenta con más de 46.000 profesionales inscritos y un promedio de 5.000 titulados por año, indicadores, que parecieran mostrar que el número de profesionales supera la necesidad de cuidados en salud, pero se continúa en déficit. Mientras que la OCDE recomienda 9 profesionales por cada 1.000 habitantes, en Chile se dispone de 2,7 enfermeras/eros en ejercicio, ocupando el lugar 35 de 36 países (OCDE). Entonces habría que preguntarse que si a pesar de no contar con las enfermeras/os requeridas/os, se realizan máximos esfuerzos para entregar cuidados de salud de calidad.

En este contexto emerge la defensa del rol profesional de la enfermería, la que no ha tenido respuesta por parte de las autoridades correspondientes. Hay deudas históricas en materia de contar con el número adecuado de enfermeras y en materia salarial. Se debe reconocer en este rol a un socio fundamental de los gobiernos y de otros financiadores, para garantizar y asegurar un sistema de salud eficaz y rentable, al mismo tiempo que constituye una importante fuerza para el cambio.

Finalmente, expresar que el capitalismo ha intensificado la cara agresiva y desigual de las relaciones sociales, pero la enfermería debe ir a la vanguardia y al rescate de la dimensión ética del cuidado e invertir en ello contribuirá no solo al logro de metas de salud, sino a las de educación, igualdad de género, trabajo y crecimiento económico. 

4.- Existe un concepto que no es muy conocido, pero tiene una gran relevancia en el marco de los derechos humanos y la ética social que es “el cuidado” y cuya gestión se le ha encomendado institucionalmente a la enfermería. ¿Cuáles son los alcances de esa responsabilidad y cómo es posible llevar adelante un proyecto socio crítico como el que usted propone mediante la gestión del cuidado?

Aquí el argumento es el “cuidado emancipatorio”, basado en la articulación entre conocimiento, cuidado y poder. Para enfermería es un proceso de democratización de poderes al fortalecer la autonomía de los sujetos de cuidado. Concepción que incorpora: a) en la política de atención, una propuesta emancipadora del poder de ayuda; b) un modelo de atención de liberación y c) un canal de emancipación de la atención que indique dinámicas disruptivas.

Se entiende la política como la capacidad humana de saber pensar e intervenir críticamente, en una búsqueda de una mayor autonomía, en la posibilidad de apoyar en la construcción de una sociedad más igualitaria, más ética y justa. Para enfermería y las personas, significa pasar de una labor técnica a ser un agente de cambio público, de administrador de decisiones a formulador e inductor de ellos, de paciente a ciudadano, de enfermo a humano, con capacidad creativa.

Se trata de politizar la práctica social de la enfermería, compartir decisiones y ampliar el debate en torno a las diferencias. Instrumentalmente significa emancipar, repensar las prácticas y las relaciones en los procesos de trabajo, y reflexionar sobre la política de cuidado.

Enfermería a través de la Gestión del Cuidado, busca incrementar el nivel de salud de las personas y comunidades, repensando los valores de la deontología profesional. 

5.- Su libro fue presentado a principios de noviembre en el VII Simposio Iberoamericano de Historia de la Enfermería, realizado, por primera vez, en Temuco y en la Universidad de La Frontera, evento de gran magnitud e importancia, que justamente estuvo enfocado en la Historia de la Enfermería. ¿Cuál es la visión general que tienen las voces que están presentes en el libro y cómo la experiencia chilena puede aportar al contexto iberoamericano de la enfermería?

La posición de la enfermería chilena es destacada en el contexto iberoamericano, plenamente avalada por sus logros históricos en materia de desarrollo de estrategias y acciones en los diferentes programas de salud. Su trabajo se ha reflejado en la disminución de los indicadores, de morbimortalidad infantil y adulto, y enfermedades transmisibles.

Por otra parte, la formación universitaria de alta calidad, la ubican en un lugar destacado en Iberoamérica. Asimismo, su perfeccionamiento, calidad técnico profesional expresada en el conocimiento y habilidades razonadas presentes en las prácticas, al igual que sus relaciones profesionales de calidad, la posicionan en un lugar destacado en el contexto sanitario.

Desde lo jurídico, se cuenta con normas que respaldan el actuar del profesional en cuanto a la Gestión del Cuidado. El ejercicio de las normativas ha incidido en el desarrollo del liderazgo, autonomía, imagen y proceso de toma de decisiones.

La enfermería chilena hoy ha desarrollado con éxito las funciones del rol profesional y se destaca por la calidad profesional, restando aún involucrarse en la investigación y desarrollo de modelos innovadores de prestación de cuidados, que aporten evidencia sobre la eficacia de esta en la planificación, la gestión y la formulación de políticas en salud.

6.- ¿Cuál es la importancia que reviste hoy la enfermería en el campo de la Salud Pública y, desde su mirada, cuál ha sido el papel que ha jugado en el marco de la pandemia por COVID-19, en nuestro país?

Primero, expresar que las enfermeras/os constituyen el mayor componente de la fuerza laboral de atención en salud y no solo están capacitadas/os sino que son formadas/os con amplio conocimiento y habilidades para responder a desastres, como es hoy estar en primera línea.

Son garantes de los derechos de las personas y trabajan el cuidado como valor y como derecho social, aportando soluciones y estrategias desde su ámbito disciplinar y profesional.

Específicamente hoy en día, se han visibilizado sus funciones profesionales y han demostrado el relevante rol que juegan en la mitigación del contagio de la enfermedad, para reducir las muertes y controlar su propagación. Asimismo, son personal prioritario en el manejo de crisis, porque son un vínculo entre el paciente y el resto del equipo de salud. Permanecen junto a los pacientes y los valoran continuamente, otorgan cuidados, evalúan los procesos y actividades, siempre buscando formas más efectivas y eficientes. Su cercana interacción con los usuarios proporciona una buena comprensión de las necesidades de salud de la población, de la calidad de los cuidados y de la seguridad de los pacientes. Todo su actuar está regido por la entrega de cuidados humanizados, acompañando a los familiares de pacientes, asimismo otorgando cuidados del fin de la vida y entregando asistencia espiritual, todo ello bajo una ética base para la humanización del cuidado.

 

Descargar libro dese Biblioteca Digital UFRO

El historiador francés Jean François Gareyte presentó en la UFRO monumental obra biográfica sobre Orélie Antoine de Tounens

  • “El Rey de La Araucanía no estaba loco ni era un conquistador”.
  • La actividad fue organizada por la Dirección de Bibliotecas y Recursos de Información de la UFRO.

Las presunciones más comunes sobre la figura del mítico personaje histórico Orélie Antoine de Tounens, quien llegó al sur de Chile para autoproclamarse “Rey de La Araucanía” recibiendo el apoyo y lealtad inquebrantable de numerosos lonkos mapuche, han sido que este fue un aventurero delirante, o bien, un conquistador francés de ambiciones imperialistas.

Para el autor de esta notable obra, el historiador autodidacta francés, Jean François Gareyte, quien llegó hasta la Biblioteca Central de la Universidad de La Frontera para presentar su libro escrito en dos tomos que suman casi 1600 páginas y que le llevó más de 10 años de investigación, Orélie Antoine de Tounens no es ni lo uno ni lo otro.

Según Gareyte, este personaje, abogado y aventurero, de un carisma incuestionable, llegó a la zona del sur del Bío Bio para desplegar un muy bien intencionado, grandioso e idealista proyecto civilizador, que escapa a la lógica colonialista de la época, el cual contó con ministros mapuche, una constitución propia escrita por él mismo, una bandera -que no era la francesa-,  y esperaba involucrar a filósofos y eminentes figuras del arte y literatura como parte del gobierno, inspirado en los nacientes ideales democráticos e iluministas de aquel tiempo. Todo ello sobre la defensa de las facultades y derechos del pueblo mapuche de forjar su propio destino.

El libro, que traducido al castellano, se titula “El sueño del hechicero. Antoine de Tunens, Rey de La Araucanía y de la Patagonia. Una biografía”, si bien relata la vida del aventurero, junto con ello va desentrañando una historia oculta de vasto alcance, donde participan grandes personalidades de la época, tanto chilenas, latinoamericanas y europeas, que de una u otra manera participaron de esta empresa. Es así como, por ejemplo, la figura del novelista y diplomático chileno Alberto Blest Gana se vuelve un antagonista clave en el fracaso del proyecto de Antoine de Tounens, quien termina siendo encarcelado y expulsado de Chile.

OBRA QUE DEBE SER TRADUCIDA

El libro fue presentado por el Dr. En Literatura y coordinador de Ediciones Universidad de La  Frontera, Dr. José Manuel Rodríguez y la historiadora chillaneja Gisela Sanhueza Quezada. Ambos estudiosos se mostraron admirados ante la calidad de la obra y el nivel de detalle que encierran sus páginas, afirmando que se deberán hacer todos los esfuerzos posibles para que este libro pueda ser traducido y publicado en castellano y su contenido llegue a los lectores de habla hispana.

El Dr. José Manuel Rodríguez describió este trabajo histórico literario como una genealogía -en el sentido de Foucault- : “una erudición, meticulosa, documentalista, sobre un suceso que ha pasado profundamente desapercibido”.  Por otra parte y en cuanto al relato biográfico, agrega que, “el libro de Gareyte nos muestra que este increíble personaje no estuvo muy lejos de llegar a su cometido, por ende, no fue tan absurda, como hemos creído hasta ahora, la aventura del rey Orélie”.

Cabe señalar que Jean François Gareyte es originario de Perigueux, zona sur oeste de Francia y es miembro de la Sociedad de Historia y Arqueología de Perigueux; para dar vida a esta obra indagó en los archivos militares, policiales y diplomáticos chilenos. Así también llegó hasta Argentina, Lima, Londrés y España, siguiendo la ruta del abogado y aventurero francés. En la ocasión expresó estar muy conmovido “por haber llegado por fin hasta Temuco, y especialmente a la Universidad de La Frontera, lo cual representa para mí un gran simbolismo en el desafío de difundir este trabajo en el territorio que le dio origen”.

El libro actualmente solo se encuentra escrito en francés a la espera de poder ser traducido y publicado en Chile. Para adquirirlo o acceder a mayor información, contactarse con Gisela Sanhueza al correo lectorylibros@gmail.com.

 

 

 

Entrevista al teórico español Antonio Méndez Rubio en torno a su último libro «Abordajes. Sobre Comunicación y Cultura» – (Ed. UFRO 2019)

Entrevista al teórico español Antonio Méndez Rubio

En torno a su último libro «Abordajes. Sobre Comunicación y Cultura», (Ed. UFRO 2019)

«Se tiene la sensación de que la cultura se ha convertido en una forma de orden, de hegemonía, y también de resistencia y rebeldía al mismo tiempo».

 


Antonio Méndez Rubio, profesor titular de Comunicación Audiovisual en la Universitat de València (España), se ha consolidado como uno de los teóricos más destacados en el campo de la comunicación y la cultura, al mismo tiempo que ha sido parte de una escena poética, cultural y sociopolítica española contemporánea que lo inscribe en una renovada herencia vanguardista con foco en el lenguaje y en una búsqueda escritural que cuestiona y fractura la centralidad del Yo.

«Abordajes. Sobre Comunicación y Cultura», es el segundo ensayo de crítica cultural que publica con Ediciones UFRO, el cual viene a dar continuidad a una indisciplinada y rigurosa reflexión sobre el presente, donde la cultura y la comunicación son comprendidos como procesos claves en la configuración del mundo, pero al mismo tiempo ámbitos imposibles de abordar a través de los métodos de la convención científica. Cuestión que lo ha llevado hacia una posición teórica heterodoxa y una actitud política libertaria, la que es posible advertir en el transcurso de este ensayo escrito como verbo, donde la crítica comienza a desplegar una intencionalidad práctica y que, tal como lo señala su título, aborda activamente la trastienda del orden hegemónico. Actitud ya elogiada por Jesús Martín Barbero en su primer libro editado a través del sello UFRO y revelada en su amplísima obra poética y ensayística.

Sus primeros acercamientos a la Universidad de La Frontera fueron propiciados hace más de una década por el trabajo en el Grupo de Investigación en Comunicación de la Universidad de Sevilla en conjunto con otras instituciones, donde participó el doctor y académico Carlos del Valle (UFRO), con quien continúa trabajando y desarrollando las materias de investigación que les convocan.

En esta nueva obra, donde también podemos encontrar algunas reflexiones publicadas anteriormente, el lector se encontrará con una crítica política y filosófica proyectada hacia el futuro, en cuyo espesor hemos querido introducirnos, a través de una entrevista a distancia que ha sido respondida con gran generosidad, colmada de matices y puntos de fuga que nos ofrece atisbos ciertos de otra historia posible. Además, no hemos querido desestimar su cercanía con Chile, y nos permitimos preguntarle su opinión respecto de esta crisis nacional que hoy nos mantiene en un escenario de alta incertidumbre.

– Como señala en la introducción del libro, este viene a retomar, ahora desde una postura teórica movilizadora, la tesis de que vivimos un mundo atravesado por una «pulsión fascista», tema tratado en su anterior obra «¡Suban a bordo!» (2017). En este nuevo libro, usted da lugar a un despliegue de posibilidades, presentes en las formas políticas de lo popular, que podrían llegar a convertirse en una «vía de asalto a los pilares del orden social moderno y contemporáneo».
¿Cómo es que la cultura, en la definición que usted propone, entraña esta posibilidad y qué rol juega la comunicación en esta inventiva teórica que apela explícitamente a la vía científica no sistemática, de naturaleza heterogénea o indisciplinada?

-La cultura implica todo aquello que tiene que ver con la dimensión simbólica de la práctica social, es decir, con mensajes, valores, sentidos, imágenes… que acompañan a lo que hace la gente siendo de hecho constitutivos de cualquier forma de acción. En este sentido amplio y radical, la acción cultural es ya una forma de acción, igual que la teoría o el pensamiento son una parte de la práctica, contribuyen activamente a una manera de hacer las cosas. Si nos fijamos en la evolución del sistema económico durante el último siglo, sin ir más lejos, se ha observado y comprobado una evolución de la economía global hacia una especie de “capitalismo cultural” o “simbólico”. Esta imbricación de las necesidades de la economía con las necesidades del sistema simbólico estaban ya en germen en el paso de una economía de producción a una economía de consumo, entre 1930 y 1960 aproximadamente, cuando la publicidad se volvió omnipresente y las cuestiones psicológicas se volvieron cada vez más prioritarias desde el punto de vista de los intereses comerciales a gran escala.

Desde 1990 como mínimo, como ocurrió por ejemplo en el nuevo zapatismo o en los movimientos altermundistas o “antiglobalización”, la cultura ha pasado a un primer lugar en la agenda de las luchas sociales en todo el planeta. Se tiene la sensación de que la cultura se ha convertido en una forma de orden, de hegemonía, y también de resistencia y rebeldía al mismo tiempo, como ya indicara Z. Bauman en su ensayo “La cultura como praxis”. Hay también una frase del escritor uruguayo Eduardo Galeano donde dice: “la cultura o es comunicación o no es nada”. Entiendo esta idea en el sentido de que la cultura implica necesariamente una intervención en la arena de los vínculos con el otro, de la intersubjetividad. La comunicación vitaliza la cultura, la vuelve cada vez más democrática, más libre, de la misma forma que la publicidad y la propaganda la utilizan como un recurso de persuasión y seducción de masas.

En otras palabras, la dimensión comunicativa o interactiva de la cultura es la que hace precisamente que no pueda ser acotada como un Objeto de estudio que se analiza de forma empírica, o positivista, o funcionalista absoluta. En sentido estricto, no es viable una Ciencia que aborde la cultura desde una perspectiva disciplinaria, especializada, y esto es especialmente claro cuando se trata de comprender cómo tienen lugar los procesos cambiantes, dispersos e incluso contradictorios en las culturas anti-sistémicas, populares o subalternas. Mientras la Universidad, como institución estandarizadora y sometida a las presiones del mercado, va dejando de lado estas preocupaciones urgentes del pensamiento crítico, se hace a la vez urgente, inminente, entrar a intentar entender y compartir qué está ocurriendo con la cultura y la comunicación de la forma más abierta, crítica y creativa posible, ya sea desde dentro o desde fuera de los espacios académicos, o ya sea “desde la frontera”, por rimar con el nombre de la universidad que tan amablemente se ha esforzado por la edición de este libro.

– En la introducción de su libro, atribuye – además de los intereses económicos y la complacencia de los gobiernos – un grado de responsabilidad, que define como «inquietante», a la ciudadanía global en el estado actual de un mundo «llevado al límite». ¿En qué medida y cómo es que los ciudadanos hemos aportado a la realización y dominio del modelo neoliberal?

– En la medida de lo que se conoce en sociología como «conformismo de masas». En la medida en que, por activa o pasiva, cedemos terreno a una inercia cotidiana, irreflexiva, ciega. En la medida en que formamos corazas para protegernos de un entorno amenazador, pero al mismo tiempo esas corazas nos vuelven sujetos agresivos, o como mínimo indiferentes, insensibles, por no decir psicópatas. Hay una psicopatía que tiene que ver con dejar de sentir el dolor de los demás, y que es alimentada diariamente por la saturación de impactos mediáticos, por el imperio de las pantallas en el mundo de hoy.

– Sus planteamientos tienen raíz en la comprensión que ofrece Raymond Williams de la cultura, que integra tanto su sentido general antropológico y su sentido específico institucional, lo que resulta en su definición como: dimensión simbólica de la práctica social, lo que se ancla en un continuum «horizontal e indetenible» y que en el devenir histórico se va cristalizando como cultura hegemónica.
¿De qué modo esta comprensión de la cultura supera la visión determinista propia del marxismo ortodoxo y al mismo tiempo cómo es posible intervenir en este modelo de construcción de la realidad que pareciera indisoluble? ¿Qué rol juega, por ejemplo, el arte y la creatividad?

– El pensamiento metodológico marxista se formó en un período de Revolución Industrial y movimientos obreros, una época en la que la economía, y más en concreto la “economía política”, actuaba como vector prioritario en la construcción del sistema institucional moderno. Estamos hablando de la segunda mitad del siglo XIX, en pleno proceso de colonización y mercantilización de la “aldea global”. Hasta casi un siglo después, y la corriente de los llamados “cultural studies” fue pionera en esto hacia 1960-1970, no se empezó a comprender el valor de la dimensión cultural tanto para la reproducción del sistema como para los márgenes de resistencia e insurgencia.

La teoría crítica de la cultura, en la línea crítica de autores como Martín-Barbero, podía ya hacia 1980-1990 abrirse a distinciones pragmáticas entre cultura masiva (“desde arriba”) y cultura popular (“desde abajo”), y desde ahí se han ido (re)planteando opciones de debate y de polémica que no parecen relevantes en la cultura dominante (ya sea académica o mediática). Por supuesto, la energía poética, creativa o artística, es crucial para no solo la supervivencia social, sino para el futuro de un pulso utópico, de un mundo nuevo. Más allá de los nombres de autores o autoras, de individuos o colectivos concretos que están haciendo un trabajo creativo imprescindible, existe una suerte de poesía anónima, de creatividad común, que avanza de distintas formas, a menudo subversivas, quizá infrapolíticas, quizá invisibles, pero efectivas y reales. Se publicó no hace demasiado tiempo una investigación en la Universitat de València, donde trabajo, titulada “A la revolución por la cultura”, donde se registraban desde principios del siglo XX testimonios y casos de reivindicación histórica del papel insurgente de la cultura en las demandas muy extendidas de movimientos anarquistas y libertarios, que estaban volcándose en la transformación de la realidad hacia un mundo más justo y más igualitario. Mucha gente dio la vida pacíficamente por esa causa, y la sigue dando bajo distintas claves, bajo distintas formas de hablar, de pensar, de actuar. Se sigue sintiendo, como se decía en España en los años treinta, que “llevamos un mundo nuevo en nuestros corazones”. Este ansia utópica y a la vez concreta, cotidiana, cristaliza en canciones, películas, discursos, actos formales o informales, prácticas precarias, relaciones sociales posibles e imposibles, desborda los tipos tradicionales de “acción política manifiesta” sin excluirlos, ampliándolos, cuestionándolos, renovándolos en una era de predominio de la biopolítica (Foucault) y la psicopolítica (Han).

– En el capítulo titulado “Crisis social y crítica cultural” hace referencia a Chile para ejemplificar cómo la era neoliberal ha neutralizado proyectos políticos de raíz auténticamente popular o de acción colectiva que luego devinieron en “transiciones democráticas”, dando lugar a modelos “anestésicos en política y cultura”.
Mientras escribo esta pregunta se firma en Chile el “Pacto Por la Paz Social y la Nueva Constitución”, acuerdo entablado por la mayoría de los partidos políticos del país, forzado por 27 días de la protesta social más importante y multitudinaria en la historia reciente de Chile, con foco principal en la desigualdad, impunidad y corrupción. Todo ello en un escenario global y tecnológico, pero también cultural particular, que sigue siendo ampliamente debatido. A la luz de “Abordajes. Sobre Comunicación y Cultura”, ¿cuál es la lectura que tiene de este movimiento social que aglutina distintos grupos sociales y que, probablemente, sobrepasa la definición más restringida de lo “popular”(como clase social trabajadora), ya que se visibilizaron otros tipos de actores sociales más asociados a la cultura de masas (por ej. barras de fútbol y motoqueros), pero que, en conjunto, logra – a costo de casi una treintena de víctimas fatales, centenares de mutilados, miles de víctimas de las fuerzas armadas y de orden- a lo menos, remecer las bases de una de las sociedades más desiguales del mundo?

– El caso chileno, como tantos otros, viene de lejos, por decirlo así. Igual que está contrastado el rol jugado por los medios de comunicación, como el grupo Mercurio, en la propaganda favorable al golpe de estado del general Pinochet en 1973, está también reconocido el rol jugado por las élites conservadoras que, desde países como España, contribuyeron a asesorar sobre cómo realizar una “transición democrática” que preservara el poder de los grupos más privilegiados. Cíclicamente, en cuanto la parte más débil de la sociedad, recupera de nuevo sus fuerzas de protesta, se han seguido produciendo movilizaciones (sindicales, indígenas, estudiantiles…) en favor de una libertad y una igualdad que parecen reducirse en vez de ampliarse con la llegada del siglo XXI. En un sentido crítico, lo “popular” puede entenderse justamente, en el sentido del antropólogo y filósofo francés Michel de Certeau, como una “manera de hacer” o como un “arte del débil” que apuesta por el sentido de las prácticas que sea ante todo táctico, inclusivo, precario pero también abierto, dialógico, heterológico. Como también sugirieron en su momento Hardt y Negri, se puede utilizar la metáfora de Frankenstein para entender esta clave en mosaico, no homogénea sino abierta a la diferencia, que no reprime o rechaza lo diferente sino que lo acoge en una falta común, en una necesidad compartida de hacer de este mundo un mundo por fin respirable, vivible.

– Ciertamente vivimos una época de crisis social ya esbozada en algunos de sus libros, donde entrega algunas notas esperanzadoras respecto de la asunción de una crítica utópica movilizadora, de sentido práctico. Para terminar, nos gustaría que nos pudiera ofrecer una lectura del estado actual de lo que usted llama “fascismo de baja intensidad” y cómo es posible hacer surgir desde este escenario adverso una crítica posible y viable.

– La crisis social, económica y política, y el ascenso del fascismo de masas, han ido unidos desde lo sucedido en Europa en el período 1920-1930. En torno a 1970, el poeta y cineasta italiano P. P. Pasolini, advertía de la llegada de un “nuevo fascismo” cada vez menos directamente político o militar y más comercial y tecnológico, consumista, hedonista. Revisar el impacto del fascismo clásico a nivel internacional, durante el siglo XX, ayuda a pensar mejor que hasta ahora la hipótesis de una pervivencia del fascismo en una nueva clave, que a mi modo de ver tiene que ver con un “fascismo de baja intensidad”, de tipo ambiental, social, incluso inconsciente. El clasismo, el racismo o el sexismo están tan arraigados en la conciencia colectiva que apenas los reconocemos como parte de nuestra intimidad, y mientras tanto siempre es más fácil echar la culpa a los demás, o a determinados personajes de la sociedad oficial, que no habrían llegado donde han llegado solo con el apoyo corporativo o de ciertas minorías poderosas. Este nuevo fascismo no es simplemente lo que hay detrás de nuevos líderes autoritarios y nuevas formas de represión y totalitarismo en muy distintos puntos del mundo actual, sino que es precisamente lo que sostiene esos fenómenos de odio desde el nivel de la vivencia subjetiva, cotidiana. Es decir, la gente se fija en la espuma de la ola, y es lógico dado el límite al que ha llegado la catástrofe social y medioambiental a día de hoy. Pero eso no debería impedir prestar atención a la ola que subyace a toda esa espuma hipervisible. La película de D. Ganzel titulada de hecho “La ola” (2008) plantea de forma clara esta cuestión tan delicada.

Por otra parte, se ha detectado y planteado en numerosas ocasiones el desprecio del fascismo por el pensamiento crítico. Y nunca como hoy día es esto evidente. La filósofa Hannah Arendt, por ejemplo, insistió en “desnazificar” el fascismo para poder entender mejor sus posibles metamorfosis, sus repercusiones y sus raíces más allá del caso alemán. Y la obra de Arendt, como la de Klemperer, Bauman, Pasolini y tantas otras, son una invitación todavía abierta a actualizar la crítica del fascismo en el mundo actual. No es meramente un tema abstracto o falsamente intelectual, sino más bien, además de un reto que implica toda nuestra capacidad de abstracción y reflexión, un desafío pragmático, vital, que convoca incluso la energía que se desprende de la experiencia de la soledad. Pasolini dijo en su última entrevista, antes de ser brutalmente asesinado, que “todos estamos en peligro”. Y quizá el presente sea un momento crucial para poner toda nuestra fuerza inventiva, deseante, en convertir ese peligro en una oportunidad para encontrarnos, para aprender de lo(s) diferente(s), para escucharnos de otra forma, con otro ritmo, para dar pasos imprevistos hacia otro lugar. Para poner nuestra fragilidad a disposición de la fragilidad de las personas con quienes vivimos, a quienes amamos, con quienes sufrimos. No hay mejor antídoto contra las corazas que nos convierten en máquinas de guerra que asumir la fragilidad que nos constituye, y que nos pone cada día en peligro de rotura, de quiebra, pero que nos vuelve también cristales cortantes, bordes de luz refractada, a través de los cuales se cuela en cualquier momento una mirada inesperada, una señal otra, otra realidad.

 

Descargar libro dese Biblioteca Digital UFRO

En la Dirección de Bibliotecas de la UFRO se presentó libro dedicado a la infancia que pone en valor la producción de sal de mar

La publicación busca ser una herramienta para devolver la relevancia de esta actividad humana que constituye un patrimonio vivo y permitir que los niños puedan acceder y valorar este conocimiento.

La psicóloga de la Universidad de Chile y activa promotora del reconocimiento y resguardo de la producción de sal mar que se realiza en los sectores costeros de Cahuil, Bocalemu y Boyecura, Virginia PataSalada, llegó hasta la Universidad de La Frontera para presentar su libro dedicado a la infancia sobre esta práctica, “Chadi Lafken. Relato de sabiduría ancestral mapuche de sal de mar”, donde compartió su experiencia y expuso su visión sobre el tema.

El trabajo de investigación y la presentación del libro contó con la colaboración del Centro de Documentación Indígena de la Dirección de Bibliotecas y Recursos de la Información, donde la profesional pudo acceder a material relevante sobre los orígenes ancestrales de esta técnica desarrollada por antiguas comunidades lafkenches de la zona y que ha logrado sobrevivir a los embates de la modernidad y la desprotección en la que permaneció durante décadas, llegando casi a extinguirse, pero que hoy sus protagonistas, los salineros, han sido declarados Tesoro Humano Vivo por el Ministerio de las Culturas.

El libro fue presentado por el coordinador de Ediciones UFRO, el Dr. en Literatura, José Manuel Rodríguez, quien apuntó que este trabajo, tanto el libro como el estudio y activismo que le precede, “es un valioso ejercicio de recuperación de la memoria que se traduce en la restitución de una cultura y de un saber, donde occidente precisamente sufre de la imposición de un solo saber. Aquí Virginia se va encontrado con una cultura y la va descubriendo, plasmándola en un libro de oralitura, donde una memoria se impone a la memoria higienizada de occidente, que nos ayuda a construir la memoria Otra de la nación”.

Virginia Patasalada, que es el nombre simbólico de Virginia Opazo, es oriunda de este territorio y ahora ha vuelto para tomar la responsabilidad de revitalizar esta actividad, además es fundadora de la Asociación Gremial de Salinaras y Salineros de Chile e integrante de la Organización de la Fiesta de la Sal, tradición revitalizada a través de su trabajo en el territorio. Algunos de sus objetivos y logros ha sido aportar a la visibilización de esta actividad, volver la dignidad y desmasculinizar el oficio, denunciar y llamar la atención respecto de algunas acciones de infraestructura pública que atentan con la continuidad geonatural de los ciclos de salinización; instaurar espacios de difusión y educación en ámbito infantil, entre otras acciones que hoy se presentan como urgentes para el resguardo de esta importante base material de la cultura e identidad de ese territorio.

“Luego de trabajar en un estudio para el entonces Consejo de la Cultura, las Artes y el Patrimonio, sobre este tema, decidí quedarme porque me enamoré de la sal y me reencontré con toda mi familia y la alegría que me ha dado este lugar. Además muchos de quienes realizan este oficio tienen una edad avanzada, entre 60 y 100 años, que no tuvieron acceso a la lectoescritura por lo tanto es una tradición oral. Soy parte de una generación que se nos encargó estudiar, pero además de estudiar se necesita continuar con el oficio y la transmisión de este conocimiento, por lo que he decido asumir esa tarea”, puntualizó la investigadora.

 

VER GALERÍA DE FOTOS EN FACEBOOK AQUÍ

 

Guillermo Riedemann presentará en Temuco su última obra poética «De la vida cotidiana»

  • El libro será presentado en la Biblioteca Central de la UFRO por la poeta Claudia Jara Bruzzone y el escritor Pablo Ayenao, el viernes 4 de octubre a las 18:00 horas.

Al despuntar esta última primavera del decenio, llega a Temuco el poeta Guillermo Riedemann para compartir su más reciente obra: «De la vida cotidiana», libro de poemas publicado en abril de este año por Ediciones Inubicalistas, el que será presentado en la Universidad de La Frontera a través de la Dirección de Bibliotecas y Recursos de Información.

Riedemman (Reumén, 1956) vivió en Temuco hasta 1973 y, a pesar de haber partido hace muchos años de esta ciudad, no ha perdido conexión, preocupándose de venir y mantenernos al tanto de su trabajo escritural, el cual cuenta con el reconocimiento indiscutible de la crítica y de un cúmulo importante de lectores y amigos de toda una época, cuando y donde la escritura desbordaba lo estrictamente literario para convertirse en el único lugar posible –pero no menos peligroso– para  expresar el horror provocado por la dictadura.

Es así -de lo que guardamos en la memoria más reciente-, como el 2014 presentó, también en la UFRO, «Calle de un solo Sentido» (La Calabaza del Diablo, 2013), el que fue comentado por el fallecido y recordado poeta Guido Eytel; el 2017 estuvo en la Biblioteca Galo Sepúlveda con «Perdigones» (Inubicalistas, 2016); y este último verano nos trajo «Para matar este tiempo» (Editorial Bogavantes, 2018), segunda edición de esta obra publicada por primera vez en 1983, cuyos ejemplares circularon en la clandestinidad. Esta vez el libro fue presentado en Temuco y Carahue por la poeta Dafne Meezs y el poeta Ricardo Herrera, respectivamente.

Sin embargo, estos son solo cuatro de sus 12 títulos publicados, dos de los cuales corresponden a antologías y otros cinco editados bajo el seudónimo de Esteban Navarro escritos entre 1981 y 1998. Una obra que, en conjunto, constituye una lúcida y coherente voz literaria, al mismo tiempo que una sensible observancia política, atenta de los procesos histórico sociales del Chile actual, que ha sabido estar presente durante más de 40 años de trabajo poético.

Premios del autor

Algunos de sus créditos literarios: en 1978 y 1980 recibió el Premio de la Unión de Escritores Jóvenes –UEJ; en 1981 el Premio Javiera Carrera y en 1982 el Premio de la Pastoral Obrera del Obispado de Temuco. En 1992, 1994 y 1999 obtuvo Mención de Honor del Premio Municipal de Santiago; en 1992 y 1995 una Mención Especial a su obra entregada por la Fundación Pablo Neruda, y en 2001 y 2007 la Beca de Creación Literaria del Consejo Nacional del Libro y la Lectura, entre otras distinciones. Ha sido publicado en antologías en Chile y el extranjero, y traducido al mapudungun, sueco, alemán, rumano e inglés.

Es creador y director desde 1997 del Taller de Memoria y Creatividad; ha sido profesor universitario y columnista en medios impresos y digitales.

Los presentadores

Lo presentarán en Temuco la poeta Claudia Jara Bruzzone (Valdivia, 1986), autora del libro «Desove» (2018) y Pablo Ayenao, autor de los poemarios «Fluor» (2011) y «Antes que el alba te sacuda en el pavimento» (2015), además de la breve novela «Memoria de la carne», Premio Municipal de Literatura de Santiago 2016.

 

Con éxito y altas expectativas culmina curso Formación de Editores para el Sur de Chile patrocinado por la Dirección de Bibliotecas

  • La instancia formativa convocó a editores independientes, escritores y profesionales del área que valoraron la iniciativa inédita en la Región.
  • La ceremonia de cierre contó con la presencia del seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Enzo Cortesi y el director de Bibliotecas y Recursos de Información de la Universidad de La Frontera, Dr. Carlos del Valle.

Un curso que deja instalados en La Araucanía valiosos conocimientos para el desarrollo del campo editorial, incipiente aún en la Región, culminó con éxito y dejando altas expectativas en sus participantes, quienes fueron parte de esta iniciativa que se enmarca en el proyecto de estudios de Magíster en Edición de la periodista y editora, oriunda de Temuco, Andrea Rubilar Urra, patrocinado por la Dirección de Bibliotecas y Recursos de Información de la Universidad de La Frontera y financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Formación de editores para el sur de Chile: transferencia de aprendizajes y buenas prácticas en el oficio editorial, tuvo un total de 24 horas cronológicas, repartidas en 6 meses de trabajo, donde la profesional, de importante trayectoria en este ámbito, y quien se encuentra terminado sus estudios especializados, ofreció una serie de clases y talleres destinados a entregar toda su experiencia a cerca de 25 personas relacionadas a la edición independiente, actividad que en los últimos años ha concitado alto interés en profesionales, escritores y artistas relacionados a la creación literaria, la lectura y el libro en general.

Esta propuesta buscó dar respuesta a la necesidad específica del sector, que presenta los desafíos de generar modelos sustentables, publicar colecciones atractivas y mejorar sus indicadores de calidad en contenidos y formatos. De igual forma, contribuir a la profesionalización del trabajo editorial en el sur, específicamente con editores independientes de la región La Araucanía.

El director de Bibliotecas y Recursos de Información de la UFRO, Dr. Carlos del Valle, se refirió a la relevancia que tuvo haber podido ofrecer, en dependencias de esta Unidad, que tiene al libro y la lectura como centro de su quehacer, una instancia inédita en la Región de La Araucanía, constituyendo un hito que reconoce y da cuenta del alto interés y proyección de este campo. “El trabajo editorial hoy en día es un trabajo desafiante que se sostiene con mucho esfuerzo, porque como pasa con otras industrias culturales, la editorial es una industria que esta bastante concentrada que requiere de espacios de desarrollo alternativos como este que hemos propiciado en conjunto”, aseveró la autoridad universitaria.

Por su parte el seremi de las Culturas, Enzo Cortesi, valoró el interés y vocación de los participantes en ampliar sus conocimientos en el área para compartirlos con la sociedad, otorgando especial reconocimiento al sector editorial y de las letras, al cual indicó como un espacio clave para el necesario desarrollo de la introspección y el viaje sensorial de la imaginación, el mundo del conocimiento y el análisis crítico.

 

 

 

 

 

Ediciones UFRO logra importantes acuerdos de co-edición con prestigiosos sellos internacionales

La generación y transmisión del conocimiento y la participación de nuestras/os académicas/os en redes internacionales de trabajo, constituyen unas de las máximas asumidas por la Universidad de La Frontera en el marco de su quehacer. Ediciones UFRO, en una nueva etapa de desarrollo, ha querido tomar parte en esta tarea y, conjuntamente con avanzar en la mejora de sus procesos y robustecimiento de sus consejos asesores, ha dado pasos significativos en la elaboración de una agenda de trabajo conjunta con importantes editoriales internacionales.

Así lo señala el Dr. Carlos del Valle, quien puntualizó que “el propósito de los acuerdos de coedición es, por un lado, visibilizar en el extranjero las publicaciones de nuestra editorial y, al mismo tiempo, contribuir con los objetivos de internacionalización de nuestra universidad. Para ello hemos procurado acuerdos con editoriales universitarias de América Latina y Europa y con otras editoriales prestigiosas de Europa, las cuales expresan así su reconocimiento a nuestra institución. Estamos frente a un hito muy relevante para nuestra Universidad”.

ACUERDOS

Los acuerdos de coedición son los siguientes:
En primer lugar, la Colección “Global Culture & Politics” publicará, durante este año en coedición con Groningen University Press de Holanda, tanto en español como en inglés.

En segundo lugar, la Colección Manuales de Docencia Universitaria publicará sus títulos en coedición con EdicionesUniversidad de La Plata, de Argentina. Asimismo, hay propuestas de libros que están siendo revisadas para coedición por las editoriales del Grupo Anaya (Cátedra, Tecnos y Pirámide), cuyo foco son los manuales y materiales didácticos en general.

En tercer lugar, las Colecciones Estudios Postcoloniales e Historias Críticas del Presente, publicarán este año sus libros en coedición con Les Éditions de la Maison des Sciences de l’Homme, de Francia, y Ediciones del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Finalmente, para este año se suma la alianza con otras dos importantes editoriales, con las cuales se evalúa la publicación de algunos títulos. Se trata, por una parte, de la Editorial Brill de Holanda, fundada en 1683 -una de las más antiguas del mundo-; y Editions L’Harmattan, una de las más grandes editoriales de Francia.

SE FORTALECE CONSEJO ASESOR EXTERNO

Por otra parte, y en concordancia a estos avances de fortalecimiento editorial, el coordinador de Ediciones UFRO, Dr. José Manuel Rodríguez, se refirió a la incorporación de nuevos integrantes al Consejo Asesor Externo, quienes se suman a una lista de prestigiosas/os académicas/os de distintas áreas del conocimiento y la literatura.  “Ya es un lugar común hablar de la necesidad de crear redes, pero no es fácil hacerlas efectivas, pues es necesario tener una relación directa con quiénes se pretende trabajar.

Nosotros, precisamente, nos preocupamos de invitar a personas con las cuales hemos desarrollado tareas efectivas, de ahí que los vínculos que tendemos sean concretos y duraderos. Esto es muy importante para la comunidad académica, pues la idea de mantener este comité internacional es abrir un espacio que nos sea útil y beneficioso a todas y todos los interesados en promover sus textos”, puntualizó el coordinador.

Ediciones UFRO da a conocer los títulos seleccionados para publicar durante 2019

  • En total, serán diez las publicaciones pertenecientes a académicas/os UFRO que se pondrán en circulación con asesoría total y fondos del sello universitario.
  • Dos de estas saldrán en co-edición con Editorial U. de La Plata, Argentina.

En el marco de la convocatoria para publicaciones 2019, Ediciones UFRO dio a conocer, a través de su coordinador, Dr. José Manuel Rodríguez, la nómina de trabajos editoriales que serán financiados y asesorados técnicamente en el proceso de edición y publicación.

Cabe señalar que, para este llamado – y en adelante –  el sello universitario comenzó a regirse por su nuevo Manual de Procedimientos y marco administrativo, que busca avanzar hacia la eficiencia y la calidad de todos los procesos involucrados en la publicación y posterior distribución del libro.

Desde el Comité Asesor Interno, encabezado por el Dr. Rodríguez, se destacó la alta convocatoria obtenida bajo esta nueva modalidad, lo que demuestra el notable interés de los académicos UFRO por poner a disposición sus aportaciones científicas en el formato libro, soporte que permite ampliar y proyectar el conocimiento a nuevos públicos.

Dentro de los libros seleccionados, dos de ellos serán publicados en co-edición con Ediciones Universidad de La Plata, lo que permitirá que el trabajo llegue a nuevas plataformas de visibilización, resultado del convenio de colaboración permanente establecido por Ediciones UFRO con la Casa de Estudios argentina, con la cual se proyectan nuevas publicaciones conjuntas.

Asimismo será posible –para nuevas convocatorias o para quienes decidan trabajar con Ediciones UFRO–  publicar en co-edición con otras importantes editoriales como Groningen University Press y Editorial Brill, de Holanda;  Les Éditions de la Maison des Sciences de l’Homme y Editions L’Harmattan, de Francia; y Ediciones del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, (CLACSO).

NUEVOS PARES EVALUADORES

El coordinador, además anunció que, “hemos gestionado, junto a las y los autores, la búsqueda de nuevos pares evaluadores, puesto que, como es de conocimiento de la comunidad, los libros arbitrados alcanzan el mismo puntaje que las publicaciones ISI en los procesos de postulación a fondos concursables. Entre ellos estan, el Dr. Carles Cuadras, de la Universidad de Barcelona; la Dra. Rosa Sepúlveda Correa, de la Universidad de Salamanca; el profesor José Joaquín Brunner, de la Universidad Diego Portales, además de otros/as prestigiosos/as académicos/as de universidades chilenas y extranjeras”.

NÓMINA DE TÍTULOS Y AUTORES/AS A PUBLICAR:

 

Dirección de Bibliotecas y Recursos de Información presentó libro sobre calidad en la educación

Los autores, el Dr. Rolando Carrasco y el Dr. Luis Riveros, coinciden en la importancia de generar estándares nacionales de calidad y la necesidad de un debate que provenga de las propias universidades.

Hasta la Universidad de La Frontera llegaron los destacados académicos nacionales, Rolando Carrasco González, profesor emérito de la Universidad de Newcastle, Reino Unido y Luis Riveros Cornejo, ex rector de la Universidad de Chile, para presentar el libro “Innovación para crecer en calidad. Propuestas para una mejor educación” (Ed. USACH), actividad organizada por la Dirección de Bibliotecas y Recursos de Información.

El comentario de la publicación estuvo a cargo del Dr. José Manuel Rodríguez, académico de la Universidad de La Frontera y coordinador de Ediciones UFRO, quien señaló que “se trata de un libro que desarrolla una amplia y fundamentada crítica del modelo de educación superior existente en nuestro país, destacando en esta crítica la ausencia de mecanismos de seguimiento efectivo del aprendizaje de las y los estudiantes, proponiendo como alternativa el modelo universitario implementado en el Reino Unido. Uno de ellos desarrolló gran parte de su carrera allá”.

“Como sabemos que la reflexión sobre la Educación Superior es una actividad que nos compete como universitarias/os, ha sido un agrado compartir la presentación de esta obra en nuestra comunidad de la Universidad de La Frontera”, fueron las palabras de acogida a esta presentación que ofreció el director de Bibliotecas y Recursos de Información, el Dr. Carlos del Valle.

Propuesta de Los Autores

Dentro de los factores que el Dr. Carrasco mencionó como claves y necesarios de discutir en la educación chilena fue la falta de estándares nacionales y únicos que puedan ofrecer criterios estables para los programas educativos; discusión que necesariamente compete, en primera instancia, a la propia universidad, a través de los distintos agentes que la conforman, aunando la voluntad de los académicos para este objetivo. También señaló como relevante el trabajo en equipo, la innovación como foco permanente y el buen manejo de los recursos, los que deben ser administrados siempre en función de la calidad.

Por otra parte, se relevó la importancia de la evaluación permanente de los métodos de enseñanza y la revisión de los currículums, los que actualmente, según señaló el Dr. Luis Riveros, “se encuentran al arbitrio de las directrices del mercado y la competencia”, agregándose a ello el tema de los equilibrios políticos al interior de las universidades, lo que resulta en desmedro de las necesidades y problemáticas que surgen de la sociedad”.

“Nuestro país, en función de su larga tradición universitaria, se merece que adoptemos nuevos criterios, nuevas políticas y, sobretodo, liderazgo. Realmente me siento muy incómodo cuando se piensa que los diputados y los senadores van a decir lo que tenemos que hacer”.

+56-45-2325186
dibri@ufrontera.cl
Avenida Francisco Salazar #01145, Temuco